Inicio Covid-19 Tienda Contacto Salud Tips

Estrés: Un enemigo oculto

 

Gastritis, colon irritable, insomnio, problemas de defensas, migrañas pueden ser la voz de alerta que le envía su cuerpo para contarle que está estresado.

¿Cuántas horas al día pasa en el trabajo? ¿Qué tiempo le dedica a pensar en asuntos de la oficina cuando está en su casa? ¿Cuánto tiempo dura revisando correos electrónicos, chats, redes sociales? Es más, ¿cuánto tiempo puede pasar sin revisar su celular? Muy probablemente sus respuestas dejen entrever la presión que enfrenta diariamente por responder a las exigencias de la vida laboral y comprueben que las comunicaciones instantáneas han borrado la frontera entre la vida personal y la laboral. En Colombia, el 70% de la población colombiana ha sufrido de estrés y/ o problemas de sueño durante los últimos seis meses, pero solo el 36% consulta al médico por este problema.

¿Cómo opera el estrés?

El estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia. Ante una demanda exterior, el cuerpo se prepara: los músculos se activan, el cuerpo se tensa, las pupilas se dilatan, la frecuencia cardíaca aumenta, así como la temperatura, la adrenalina y noradrenalina, se eleva la glucosa y las funciones no esenciales se detienen.  Esta adaptación ayuda a responder ante el estímulo, pero si se vuelve permanente, se convierte en un factor que puede desencadenar distintas enfermedades.

Cuando el cerebro recibe estímulos estresantes activa sus respuestas de alerta y envía una señal para defenderse de este estímulo estresor, la cual genera una sustancia llamada cortisol. Cuando ésta se presenta en exceso en el organismo, comienza a afectar otros órganos o sistemas como el sistema inmunológico, digestivo o cardiovascular generando problemas de memoria, atención, planeación y la velocidad de pensamiento. A nivel gastrointestinal gastritis, colon irritable, reflujo y a nivel sistémico otras consecuencias que afectan la calidad de vida como lo es el insomnio, la migraña, la fatiga crónica, la dermatitis atópica y trastornos sexuales, entre otros.

¿Cómo tratarlo?

Lo más importante para combatir el estrés es reconocer que está afectando su calidad de vida y tomar cartas en el asunto para tratarlo NO SE ACOSTUMBRE A VIVIR ASI.  Para este mal moderno existe tratamiento no farmacológico como la meditación, técnicas de respiración, yoga y ejercicio. En cuanto a la terapia farmacológica no existe en la medicina tradicional un medicamento con esta indicación. Si bien hay inductores de sueño, ansiolíticos, y antidepresivos estos no se recomiendan para el estrés, sino para pacientes que necesitan una terapia más intrusiva porque puede haber un desequilibrio químico.

En la medicina no convencional, existen productos como Neurexan que ha demostrado por medio de estudios científicos disminuir el cortisol, mejorando los síntomas asociados al estrés sin generar dependencia, somnolencia siendo seguro y eficaz.

CAROLINA MEJIA, MD.

Médica y cirujana general Universidad del Rosario, Médica biológica con énfasis en Homotoxicología Universidad del Bosque. Maestría en Management Georgetown University. Gerente Médica Heel Colombia.